• FADEEAC en la Mesa de Caminos Rurales: trabajo para el progreso

    Compuesto por una decena de entidades, el espacio lanzó su primera jornada, donde repasaron los temas centrales de los que se ocupan, como infraestructura y articulación público-privada. Además, presentaron una app colaborativa.

    (Buenos Aires, 31 de julio de 2019).- Con una sala colmada, concluyó la Primera Jornada organizada por la Mesa Nacional de Caminos Rurales: “Por una transitabilidad permanente”. Está compuesta por 10 instituciones, entre las que se cuenta la Federación Argentina de Entidades Empresarias del Autotransporte de Cargas (FADEEAC), y, a un año de su conformación, convocó a unas 300 personas en el marco de la Exposición Rural. Además de poner en común los principales lineamientos de trabajo, presentaron una app de edición colaborativa que cuenta con información sobre la transitabilidad de los caminos.

    “El camino rural no es por donde sale la producción, es por donde entra el progreso”, expresó Juan Carlos Basso de la Fundación Barbechando como una de las conclusiones de la Mesa de Caminos.  Bajo la consigna “Los caminos en la estrategia país”, Guillermo Dietrich, ministro de Transporte de la Nación, repasó las principales medidas tomadas durante su gestión, enfatizando la importancia del trabajo en conjunto entre los distintos niveles de Estado. “Es nuestra prioridad garantizar la seguridad vial y la transitabilidad de todos los argentinos”, concluyó.

    La pata nacional también la aportaron Germán Bussi del Ministerio de Transporte, y Hugo Rossi, de Agroindustria. ¿La novedad? Se lanzó la Plataforma Colaborativa de Caminos Rurales desarrollada por el Ministerio de Transporte. Bussi, secretario de Planificación, explicó que “ahora con esta plataforma, cualquiera sin necesidad de conocimiento de informática va a poder dibujar o editar un camino, para lograr un mapeo de todos los caminos rurales del país”. En esta plataforma, se podrá marcar caminos en términos de ubicación, pero también de características, tipos de suelo, etc., para poder tener un conocimiento completo de la red vial y destinar los recursos de manera más eficiente. “La infraestructura vial es la columna vertebral de la economía: sin caminos, no hay comercio, sin caminos no hay nada”, concluyó Néstor Fittipaldi, integrante de la Mesa de Caminos por FADEEAC y moderador de este panel.

    Esta nueva herramienta tecnológica resulta complementaria con la desarrollada por FADA (Fundación Agropecuaria para el Desarrollo de Argentina). La App Caminos Rurales funciona a partir de alertas creadas por usuarios, para dar un pantallazo del estado de los caminos. Ambas se sustentan en el espíritu colaborativo como modo de articular los esfuerzos individuales, públicos y privados (Más información aquí)

    Para aportar la experiencia de las provincias y el manejo del agua participaron Leonardo Sarquís, titular de Agroindustria de Buenos Aires; Martín Gutiérrez del Ministerio de Agricultura y Ganadería de Córdoba, y Pablo Rodrigué, de la Autoridad del Agua de Buenos Aires. En esta mesa, coordinada por Silvina Campos de CONINAGRO, Sarquís fue contundente “el tema de los caminos rurales ya está en agenda, pero es necesario confluir todas esas buenas intenciones para ser más eficientes, hay que unir voluntades para dejar de preocuparnos y pasar a ocuparnos en conjunto”.

    Durante la jornada se repasaron experiencias locales, provinciales e internacionales. Bajo el título “Soluciones globales a problemas locales” Roberto Sandoval (presidente del Comité Técnico de Caminos Rurales de la Asociación Mundial de Carreteras) y Gordon Keller (consultor de la International Road Federation) hicieron referencia a que la problemática con los caminos rurales no es patrimonio argentino. Ambos oradores aportaron sus vastos conocimientos técnicos de los distintos tipos de caminos rurales alrededor del mundo. Para finalizar, Mariano Barone, miembro de la Asociación Argentina de Carreteras e integrante de la Mesa, compartió su reflexión final.

    No podía faltar en esta Jornada la experiencia de participación y compromiso a nivel local. En este bloque Ramón Canosa, intendente de Las Flores, y Federico Gentilini, ex presidente Sociedad Rural del mismo distrito, fueron moderados por Bernardino Capra, ingeniero y miembro de la Asociación Argentina de Carreteras y de la Mesa de Caminos. Contaron sobre el caso del municipio, donde el compromiso, la participación público- privada y el involucramiento de todos los actores (municipio, productores y Vialidad provincial), confluyó en la creación de la Comisión Vial: una mesa conformada por la Sociedad Rural de Las Flores, UATRE, delegados por cuartel, municipio, Consejo Escolar y un representante por bloque del Concejo Deliberante.

    Un punto para destacar fue que todos los integrantes de la Mesa participaron activamente de la jornada desde la introducción, la moderación y hasta el cierre. La bienvenida y las reflexiones finales estuvieron a cargo de integrantes del espacio convocante, quienes comentaron sobre esta “sinergia institucional” que se logró. Disertaron Tomás Palazón (Sociedad Rural Argentina), David Miazzo (Fundación Agropecuaria para el Desarrollo de Argentina), Juan Carlos Basso (Fundación Barbechando) y Juan José Ezama (Productor Rural Nogoyá). En este año de trabajo, la mesa puso en marcha la campaña “cuidemos nuestros caminos”, elaboró una guía para el relevamiento de la red vial, organizó reuniones y convenios con el gobierno de Buenos Aires y Córdoba, y está trabajando en numerosas acciones concretas como una guía para nomenclar caminos y un curso virtual para gestores de caminos.

    Todos los oradores coincidieron en dos ejes centrales: la necesidad de lograr la “sinergia” entre sector público y privado, por un lado, y la importancia de entender lo que implican los caminos rurales más allá de lo productivo. “No es un camino aislado, es todo el concepto de ruralidad, es producción, arraigo, educación, salud; por esto los caminos tienen que ser una política de Estado, no de gobierno”, expresó Ramón Canosa, intendente de Las Flores. Juan Carlos Basso de Fundación Barbechando, coincidió “hablamos de desarraigo, precariedad de trabajos, imposibilidad de agregar valor, chicos que no pueden ir a clase la cuarta parte del año a las casi 18.000 escuelas rurales existentes, personas privadas de atención médica”.

    Para más información sobre las conclusiones del encuentro, hacer click aquí