• Reconocimiento al profesionalismo

    La IRU premió a nueve choferes de la Argentina por su excelente conducción.

    En el marco del 361º Consejo Federal de FADEEAC, que se realizó en diciembre en Buenos Aires, nueve choferes de nuestro país recibieron un premio que les concedió la IRU por su sus excelentes registros de conducción y seguridad.

    De la mano de FADEEAC, Argentina se posicionó como el único país del continente americano en recibir la condecoración que entrega la International Road Transport Union (IRU), a los choferes más meritorios cuyo desempeño sirve como ejemplo para conductores más jóvenes y, al mismo tiempo, mejorar la seguridad vial y la imagen de la profesión.

    Los galardonados fueron Carlos Laxagueborde y Horacio Silverio Salvatierra, de Distribuidora Metropolitana; José Luis Camale, de Expreso Don Guzmán; Jorge Páez, de Transporte Scor-Dina; Crescencio Ramón Almirón y Jorge Luis Barbiero, de Logística y Servicios Integrales, y Ángel Aurelio Linares, Jorge Orlando Detzel y Salvador Moncada de OCA.

    Durante la entrega de los diplomas, el titular de FADEEAC, Daniel Indart, sostuvo que “es una gran satisfacción desde el punto de vista institucional porque cada vez son más los choferes reconocidos por la organización internacional”, y valoró que “es una excelente acción para que los conductores de las empresas de transporte sean distinguidos por su conducción segura, por su lealtad a la compañía para la que trabajan y por sus cualidades morales”.

    Además participaron el secretario general, Guillermo Werner; el tesorero, Matías Belusci; Juan Segovia (Catamp); Hugo Membrive (Cedol/Ceac) y Jorge Tiesi (Aeca).

    Durante la última Asamblea de la IRU, su presidente, Janusz Lacny , dijo que “los conductores premiados representan el alto nivel de profesionalismo que promovemos en nuestro sector. Esto demuestra el esfuerzo de la industria para mejorar los registros de seguridad, mediante la emulación de las mejores prácticas a través de la formación profesional dispuesta por la Academia de la IRU”.

    La lista de conductores premiados la completaron Austria (35), Bielorrusia (112), Bélgica (121), República Checa (70), Dinamarca (7), Estonia (2), Finlandia (9), Francia (6), Alemania (169), Hungría (45), Kazajistán (11), Letonia (4), Lituania (29), Holanda (96), Polonia (43), Portugal (7), Rumania (34), Rusia (75), Eslovaquia (25), España (6), Turquía (66), Ucrania (38).

    Para ser reconocido, la IRU estableció que el conductor deberá reunir las siguientes condiciones: haber estado activo en forma regular y continua en su profesión durante, al menos, 20 años a la entera satisfacción de su empleador; haber estado al servicio de la misma empresa durante los últimos cinco años, por lo menos; haber conducido un mínimo de un millón de kilómetros como conductor profesional en el transporte por carretera; no haber causado, por su propia culpa, un accidente de tránsito grave en los últimos 20 años, y no haber violado seriamente reglamentaciones viales, aduaneras o administrativas durante los últimos cinco años. 

     

    Jorge Luis Barbiero: “Durante un montón de tiempo la profesión estaba desmerecida, no tenía ningún reconocimiento y hoy siento mucha felicidad porque se está premiando este oficio, que a veces nadie lo quiere hacer, porque te mantienen alejado de la familia en fecha importantes. Mi papá siempre me decía búscate otro laburo esto no es un oficio, y yo le decía no, que siempre iba a encontrar un camioncito para manejar. Hoy, gracias a FADEEAC, siento que ese día va a llegar que cada vez somos más reconocidos”.

    Crescencio Ramón Almirón: “No le encuentro contras a esta profesión porque es lo que elegí y me gusta, tiene cosas feas como todos los trabajos, en nuestro caso estar lejos dela familia, pero como me gusta le veo el lado positivo. Cuando hacés un trabajo que te gusta lo ves de otra manera. Cuando comencé, no había podido estudiar y como es un trabajo muy bien pago no lo dudé, esto me permitió poderle darle estudio a mi hijo por eso me gustaría que él tenga otra profesión

    La empresa no sabe lo que es un certificado médico mío, no falto, llego una hora antes y creo que este premio viene por eso. Es un incentivo y me lleva de orgullo poder mostrarle el día de mañana a mis nietos lo que fui y cómo la empresa me lo agradeció. No lo esperaba porque esto nunca existió, es algo nuevo para nosotros y nos llena de satisfacción”.

    Carlos Laxagueborde: “Empecé a los 16 de acompañante, a los 18 saqué el registro pasé por varias empresas y hace más de siete años estoy en Metropolitana. La familia es la que sostiene al camionero, ellos hacen el mismo esfuerzo que uno. Este premio es un orgullo porque nos muestra que está bien el camino por donde vamos y nos motiva a seguir trabajando con amor y pasión por lo que uno hace”.

    Horacio Silverio Salvatierra: “Llevo más de 40 años manejando camiones. En mi caso es un sentimiento, aparte de que me tengo que ganar la vida para sostener a mi familia amo a los camiones. Pienso que nací para esto, arranque desde muy pibe al lado de mi papá y nadie me obligó, siempre agradezco porque puedo trabajar de lo que me gusta. Estoy muy emocionado y feliz de poder compartir esto con mi señora porque es un orgullo y ella también es parte de este premio”.

    Ángel Aurelio Linares: “Llevo muy bien los 34 años en la empresa, desde el primer día de trabajo me sentí muy comprometido y al día de hoy lo vivo así, llegó una hora antes y hago las cosas cada día mejor. Además, mis 34 años hablan bien de la empresa porque me valoraron, por eso yo, que ya conozco todos los ámbitos de la empresa, trato de transmitirle todos esos valores a los nuevos. Este premio, que llega cuando ya tenemos hijos, es un gran honor porque es un ejemplo de que a todo se llega con el esfuerzo”.

    Jorge Orlando Detzel: “Hace 24 años que ingresé como chofer a la empresa, porque vi una oportunidad, quería tener un trabajo para poder formar una familia y hoy tengo mi casa, mi esposa”.

    Salvador Moncada: “Después de 31 años, ser chofer es una enorme responsabilidad, y no tengo más que palabras de agradecimiento para mi familia y para mi transportistas por reconocer de esta manera hoy mi trabajo después de tantos años. Me llena de satisfacción y es un gran impulso para los que ya tenemos gran parte del camino recorrido”.