• El Centro de Escobar, ejemplo mundial

    Daniel Indart expuso los detalles del Centro de Capacitación durante la última asamblea de la IRU.

    El presidente de FADEEAC, Daniel Indart, presentó el Centro de Capacitación de Choferes Rogelio Cavalieri Iribarne, durante la última asamblea de la IRU (Unión Internacional de Transporte por Carretera, por la sigla en inglés de International Road Transport Union) que se realizó en octubre último en la sede de la entidad supranacional, en la ciudad suiza de Ginebra

    La presentación de Indart sobre el predio de Escobar, acompañada por un video en el que se podía observar la magnitud de la obra que llamó la atención de todos los participantes de la Asamblea de la IRU, debido a ser único en su tipo en el mundo.

    “Nadie podía creer el espacio de que disponía Argentina para brindar capacitación, al punto de que, en la cena de despedida, Indart recibió un saludo especial y, por ejemplo, la Federación de Japón anunció que enviaría una comitiva para visitar el predio e intentar replicar el modelo en su país”, explicó el tesorero de FADEEAC, Matías Belusci, quien acompañó al presidente de la Federación.

    Belusci aseguró que “es difícil explicar la sensación que genera que Argentina sea tomada como modelo para Japón, que es una potencia a nivel mundial, nuestro transporte de cargas está marcando la tendencia, es algo muy favorable. Esto va de la mano con las visitas que recibimos de Ecuador, Uruguay”, consignó.

    Añadió que, “como dijo Daniel, lo importante es que este es el comienzo, todavía queda mucho para trabajar y cumplir el propósito de FADEEAC. Ser miembro de la IRU es un gran compromiso y un impulso, hay que seguir haciendo, y la participación de FADEEAC, que tiene voz y voto, es trascendental”.

    El TIR

    El dirigente enfatizó que “lo que falta es implementar el convenio TIR (del francés Transporte International Routier) y para eso se necesita la unidad a nivel regional, no alcanza con la fuerza de Argentina, los otros países también tienen que sumarse porque el beneficio es muy grande, para el transporte y colateralmente para el comercio y la industria, para reducir costos y ser más sustentables”.

    Al respecto, explicó que “es fundamental el rol que ocupa el TIR en Europa, y estando en ese ámbito se comprende lo importante que sería su aplicación en América, para agilizar el transporte. Obviamente, Indart habló del tema y los avances que hay en este sentido en Argentina”.

    Enfatizó que “llamó la atención la problemática, principalmente, en Europa del Este: ante la crisis que había en Rusia, por la falta de trabajo, muchos transportistas se iban a España, esto llevó a que el tránsito colapsase por la facilidad de circulación entre los países miembros de la Comunidad”.

    En ese sentido, explicó que “tenían casi 5.000 camiones trabajando en España. Como si de Brasil llegasen a la Argentina 5.000 camiones cargados, descargasen en Mendoza y tomasen carga desde ahí, pero para transportar dentro del país. De todas maneras, esta situación no sería posible, porque un transporte internacional no puede hacer cargas nacionales en nuestro país”.

    Consignó Belusci que “la crisis no se siente sólo en Argentina o Latinoamérica, Europa está sufriendo la crisis por la caída fuerte de la industria, y esto repercute a nivel mundial” y destacó que “sólo en España hay 19 sindicatos y cada uno realiza reclamos diferentes, no existe un convenio como el 40/89, cada uno tienen su legislación y no me puedo imaginar lo que debe ser trabajar en esas condiciones”.

    Restricciones al comercio internacional

    Durante la Asamblea, los delegados a la IRU observaron que las sanciones económicas se han convertido un aspecto cada vez más común en las políticas internacionales.

    Estas restricciones son frecuentemente observadas, incluyendo uno o más de los siguientes elementos: interrupción limitada o total de la exportación (embargo); interrupción limitada o total de la importación (boicot); cuotas en exportaciones /importaciones; licencias de exportaciones/importaciones restringidas; política arancelaria discriminatoria (incluida la denegación del estatus de nación más favorecida); suspensión o cancelación de los acuerdos comerciales; y prohibiciones sobre bienes estratégicos y exportaciones de tecnología avanzada.

    “Con la globalización aumentaron los contactos de comercio internacional, las sanciones se están convirtiendo en una alternativa atractiva a la guerra armada. A la hora del impacto de las sanciones en la cadena logística, la gravedad económica de sanciones comerciales es muy variada, depende en gran parte de la proximidad geográfica y el tipo de mercancías a transportar”, consignaron.

    Para la IRU “es esencial que las empresas de transporte por carretera sigan de cerca los procedimientos de sanciones internacionales y preparen alternativas logísticas ante una restricción repentina de una ruta o mercado” y afirmó que “los operadores de transporte son los primeros en sufrir sanciones comerciales que comprometen el papel del sector como herramienta de producción en una economía globalizada”.

    Inmigración ilegal

    En su última reunión, la IRU advirtió sobre un aumento de la inmigración ilegal y, además, de la violencia ejercida por los clandestinos sobre los conductores de camiones para lograr su objetivo, por lo que emitió una lista de medidas y procedimientos “para evitar el sufrimiento humano, minimizar las pérdidas económicas y evitar la inmigración ilegal”.

    En su análisis, la entidad supranacional observó que las zonas más sensibles se encuentran en Europa y los Estados Unidos y precisó que la industria de transporte por carretera siempre consideró que “la migración es un reto humanitario, social, político y económico en todo el mundo para los gobiernos, organizaciones internacionales y la sociedad en su conjunto. De hecho, la verdadera solución al tema requiere un eficiente control sobre el tráfico de seres humanos perpetrado por bandas de delincuentes organizadas”.

    En este sentido, debe quedar claro que la industria del transporte no puede asumir las funciones del Estado”, agregó la IRU y enfatizó que las sanciones a los transportistas “no es el mecanismo más apropiado y efectivo para combatir la inmigración ilegal”, aunque indicó que el sector “está dispuesto a desempeñar su papel en el tratamiento de la inmigración ilegal y lo ha hecho con las iniciativas de promoción y herramientas prácticas”.