• Compliance, cumplimiento, riesgos y seguros

    Palabras clave:  Debida Gobernanza – Cumplimiento – Riesgos y Seguros

    Por Mg. Nicolás A. Granchelli

    Abogado. Asesor legal y director del Departamento de Riesgos y Seguros de FADEEAC

    En los tiempos actuales, la noción de Compliance se constituyó como un trending topic en el ámbito legal y empresarial.

    El advenimiento de este concepto obedece a una necesidad propia de las entidades financieras de asegurarse el cumplimiento de la compleja normativa a la que las regulaciones jurídicas y económicas las somenten y en consecuencia garantizar su sostenibilidad.

    El objeto principal del compliance es el cumplimiento, entendido como la función específica que tienen las empresas de detectar y gestionar los riesgos de incumplimiento de las obligaciones regulatorias, mitigar los riesgos de sanciones y las pérdidas que deriven del incumplimiento, a través de procedimientos adecuados tales como el establecer políticas de actuación en determinadas materias.

    Permitir la materialización del riesgo de incumplimiento, es decir, los riesgos de sanciones legales, normativas, pérdida financiera material o de reputación, es un lujo que ni siquiera pequeños y medianos empresarios pueden darse. Por el contrario, en el seno de toda empresa se gestó una conciencia colectiva sobre la implementación de planes propios de compliance por medio de la creación de departamentos deslindados del área legal, que exclusivamente se destinarán a asegurar el cumplimiento. De esta forma, se previene a la organización y a sus empleados del riesgo legal, las penalizaciones o sanciones que el incumplimiento acarrea, al tiempo de reforzar la reputación y el prestigio de la organización.

    ¿Qué es Compliance?

    También denominado cumplimiento normativo o área de gestión de cumplimiento, es un programa constituido por sistemas integrados y especialistas en cada área de la empresa, con políticas y procesos eficaces, eficientes y suficientes. Su objetivo es garantizar que la gestión global de la organización cumpla con el marco normativo al cual se encuentra sujeta, desde sus niveles directivos, hasta sus dependientes y asociados externos.

    Alcance de los planes de Compliance

    Los planes de compliance implementados en la empresa suponen el cumplimento del marco normativo:

    • Legal y reglamentario.
    • De políticas y lineamientos internos
    • De condiciones de contratación con proveedores, agentes externos y clientes.
    • De códigos éticos y de valores empresariales.

    ¿Cómo se lleva a cabo la función de Compliance?

    La función de Compliance se delega en agentes especializados que operan, dentro de la empresa, centralizada o descentralizadamente con el carácter de asesores in-house o, externamente como empresas contratadas especialmente para ello.

    La persona responsable de la supervisión y gestión del cumplimiento se denomina Compliance Officer y su gestión según la jurisdicción a la cual se encuentra sometido puede conllevarle a ser solidariamente responsable con la empresa por las consecuencias de la materialización de los riesgos a que hubiere lugar.

    El compliance permite a las compañías gestionar el riesgo que pudiera ser ocasionado por el incumplimiento de las obligaciones derivadas de la regulación. Su finalidad es adelantarse a la ocurrencia de tal incumplimiento, de manera de identificar, controlar y administrar el riesgo potencial. También, procurar el equilibrio entre el riesgo y la oportunidad mediante el monitoreo sobre la eficacia de las medidas de control, la resolución de conflictos y la función consultiva o asesora.

    El Compliance en la mediación de Seguros

    En materia de seguros, el corredor tiene bajo su responsabilidad velar por que sus dependientes no incurran en riesgos de tipo penal pues, de ocurrir este supuesto, la propia correduría podría resultar implicada o imputada.

    En el caso de agentes exclusivos de aseguradoras, la comisión de un supuesto de esta naturaleza involucraría de manera directa la responsabilidad de la empresa aseguradora.

    La actividad del mediador de seguros se cimienta en una relación de confianza en la que el cliente delega en el agente o en la correduría la asesoría y la contratación de productos en el sector asegurador, en función a sus necesidades y conveniencias.   A su vez, el mediador, para llevar a cabo su función en beneficio de su cliente, debe relacionarse con las compañías aseguradoras.

    De tal forma, en ejercicio de su función el mediador podría ser afectado por riesgos de tipo penal que pudieran surgir en comportamientos contrarios a la confianza que se le hubiere delegado o en contravención a las obligaciones asumidas por su actividad propia. Destacan entre los principales:

    • La estafa, el cohecho y el tráfico de influencias.
    • La corrupción, el apoderamiento y la revelación de secretos
    • Delitos contra la intimidad personal y familiar
    • Blanqueo o legitimación de capitales y demás delitos contra el Estado.

    En cuanto a la necesaria prevención de los riesgos penales, la tendencia en la actualidad es el establecimiento de planes de Compliance como medidas primarias de control, que pretendan minimizar la posibilidad del acaecimiento o materialización del riesgo para ser implementados tanto a sociedades unipersonales de mediación como a grandes entidades de corredurías de seguros.

    Fuente: www.granchelli.org

    Para descargar el volúmen 2, hacer click aquí