• Consolidada en la reconstrucción

    Consolidada en la reconstrucción

    Neumaticos La planta de Alvear donde se producen los anillosMarangoni Argentina produjo su anillo número 100.000, en la planta de Alvear, donde se instaló hace dos años.

    A poco de cumplir los primeros dos años de su planta industrial de Alvear, en la provincia de Santa Fe, Marangoni Argentina produjo su Ringtread número 100.000. El anillo para la reconstrucción de neumáticos marcó el inicio de la producción de la nueva fábrica de la marca ítalo-argentina, y la cifra productiva, el éxito de este producto.

    Con una profunda experiencia en la producción de productos para la reconstrucción de neumáticos, Néstor Laino se unió a Marangoni Italia en 1995. Esa sociedad fue la piedra fundamental para poner en marcha la planta de Alvear, la cual dio origen a Marangoni Argentina.

    Esta iniciativa fabril permitió comenzar con la producción del Ringtread. Este logro productivo, fruto de una visión empresarial y la consecuente inversión, es también el resultado de un trabajo de equipo que comienza en la fábrica y se refuerza con cada uno de los talleres asociados a la marca.

    Laino, presidente de Marangoni Argentina, logró darle forma a su visión que, con 100.000 unidades fabricadas hasta abril pasado, confirman el buen rumbo tomado.

    “Es un hecho importante que nos llena de alegría y emoción también. Con Marangoni estamos trabajando desde 1995 y ahora como socios, y juntos tuvimos el proyecto y la idea de fabricar los anillos en Argentina. Por suerte, la mudanza y la nueva planta, con la que cumplimos dos años, nos permitió comenzar con la producción de los anillos”, relató el empresario.

    Enfatizó Laino que “esto significa fabricar el producto Premium de Marangoni. Un producto con una tecnología distinta a la banda plana, con compuestos de calidad superior a lo que es el precurado general. Esto llegó en un momento de la economía argentina que nos sirvió para la sustitución de importaciones, en el cual se aliaron dos cosas, por un lado fabricar el producto Premium que era el deseo y el objetivo que teníamos inicialmente, y además, sustituir el producto importado que hoy nos permite estar celebrando la fabricación del anillo número 100.000″, señaló.

    El rendimiento

    Según el directivo, “cuando es bien cuidado por la empresa de transporte y si se hace una buena reconstrucción, con el producto que corresponde, con el diseño indicado para el uso de carga y distancia que hace ese transporte, el rendimiento es muy bueno y en algunos casos ha superado la performance de un neumático nuevo”.

    “En los tiempos que vivimos -agregó-, la inversión y la innovación es permanente, quién no invierte y no innova pierde terreno en el mercado no solamente local y regional sino a nivel mundial. Desde la decisión de Marangoni de haber invertido en esta nueva planta hemos realizado una inversión permanente en maquinaria y equipos”.

    Agregó que “a principios de este año se terminó de instalar una nueva extrusora, que es parte del plan de actualización tecnológica, lo cual nos permite una mayor productividad y eficiencia, con la finalidad de ser competitivos en un momento en que la economía argentina tiene algo de atraso cambiario y hemos perdido competitividad”.

    A continuación enfatizó “estamos exportando gracias a esta decisión de inversión. Yo diría que estamos en la etapa de culminación, de cerrar en este año esta etapa de inversiones en equipamiento productivo para poder trabajar más en lo cualitativo, en diseños de matricería, en otros desarrollos y en nuevos compuestos con el objetivo de mejorar la calidad de todos los productos”.

    La producción nacional del anillo de reconstrucción ha tenido la virtud de sustituir importaciones y por ende, equilibrar la balanza comercial generando, además, ingresos de divisas a través de un fluido nivel de exportaciones.

    Al respecto, dijo Laino que “esto ha permitido sustituir productos que se importaban. En este momento estamos desarrollando nuevos proyectos con la casa central de Marangoni y las distintas plantas que dispone en Italia, Alemania, Estados Unidos y Brasil. Por eso, nosotros estamos trabajando complementariamente con Brasil y en forma regional”.

    Hacia la región

    Las exportaciones hacia la región andina se están manejando desde Argentina, lo cual nos permite integrarnos con Brasil en un proyecto más ambicioso, como lo es crear un centro de distribución en América del Sur”, precisó y abundó: “En la región andina se requieren productos que se producen en Brasil, otros en Argentina y algunos más en las plantas de Marangoni en Europa. Por eso, el centro de distribución regional nos permitiría brindar una gama de producto mucho más amplia, con la finalidad de abastecer un mercado importante con un alto nivel tecnológico”.

    Laino indicó que “se aprobó una ley que va a legislar la reconstrucción de neumáticos, solo falta reglamentación. Por eso creo que cuanto más podamos aportar nosotros cualitativamente para los talleres de reconstrucción, vamos a mejorar la calidad de la reconstrucción. Con esta ley y su reglamentación, podremos certificar los neumáticos reconstruidos, con lo cual se igualaría tecnológicamente el neumático reconstruido con un neumático nuevo”.

    Comentó, además, que “Marangoni está muy bien posicionado dentro del mercado argentino. Con esta inversión y la diversidad de productos, que en su mayoría se fabrican localmente y lo poco que importamos, logramos una participación dentro del mercado argentino de entre 32 y 35%. La inversión se justifica y ahora nos toca consolidar lo logrado y proyectarlo hacia el futuro, a nivel local y en toda la región”.

    “El proyecto es crecer ahora en los anillos, por ser el producto más nuevo; a fines del año pasado se duplicó la producción de anillos y junto con eso se están incorporando nuevas matrices para los anillos. También, desarrollar el proyecto de trabajar junto con Brasil para lograr la integración en la producción de toda la región”.