• FADEEAC impulsa proyecto para un Centro de Transferencia de Cargas en la Ciudad

    FADEEAC impulsa proyecto para un Centro de Transferencia de Cargas en la Ciudad


    El auditorio de FADEEAC fue colmado por casi un centenar de empresarios del transporte que acudieron expectantes ante la presentación tan esperada del proyecto de inversión que elaboró FADEEAC, con la participación de equipos técnicos contratados, para la puesta en marcha de un Centro de Transferencia de Cargas en la zona sur de la Ciudad de Buenos Aires.

    Esta iniciativa de carácter privado cuenta con el aval del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, que mediante el Decreto Nº 291/GCABA/10 otorgó a FADEEAC un permiso de uso precario y gratuito sobre un predio de treinta y seis hectáreas ubicado en la zona sur de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, a los fines de practicar los estudios de factibilidad para la proyección de la referida Central de Transferencia de Cargas.

    La presentación fue encabezada por Hugo Membrive, protesorero de la FADEEAC y vicepresidente de CEAC y contó, además, con la presencia de Lucio Zemborain, asesor del Departamento de Legislación, entre otros directivos y asesores de la federación. Por parte del gobierno de la ciudad asistieron Carlos Pirovano, Subsecretario del Inversiones del Ministerio de Desarrollo Económico y Silvia Alves, directora de Gestión de Inversiones.

    En primer lugar tomó la palabra la funcionaria del GCBA para explicar que desde el área de Gestión de Inversiones, que depende del Ministerio de Desarrollo Económico, se impulsan proyectos de ley que ayuden a mejorar el desarrollo de una industria o resolver problemas puntuales.

    “En este caso, a través de diferentes estudios, detectamos un problema puntual de circulación del transporte, específicamente en lo que se refiere al transporte de cargas en la zona sur: Parque Patricios, Soldati, Lugano y Barracas, donde se han establecido muchísimas empresas de transporte”, sostuvo Alves.

    Y explicó que “esto provoca trastornos, va en desmedro de la calidad de vida de los vecinos como también impacta en el ambiente y en el tránsito”. Por esta razón surge el contacto con los directivos de FADEEAC para buscar una solución a este conflicto y el Gobierno decide otorgarle un predio de 36 hectáreas mediante un convenio de uso precario y gratuito.

    Por un lado, como Gobierno “tratamos de ser soporte y darles algún marco legal que ayude a promover a las empresas, porque no es el propósito multar si no le estamos dando alternativas para ubicarse y ver la eficiencia de la operación de las empresas”.

    En este marco, surge la necesidad de elaborar un proyecto de ley y se recurre a FADEEAC para “promover la industria y ayudarlos a que puedan instalarse en los predios donde puedan maniobrar, tener herramientas y operar con tecnología de avanzada”, manifestó Alves.

    El proyecto consensuado entre el Gobierno porteño y la Federación, otorga ciertas exenciones de impuestos y promueve la obtención de créditos, para las empresas que se incorporen al Centro de Transferencia de Cargas que se construirá en un terreno limitado por la Avenida Cámpora y las calles 27 de Febrero, Pergamino y Roca.

    ¿Qué son los centros de transferencia de cargas?

    Son espacios pensados para realizar las maniobras de carga y descarga de mercadería transportada, la devolución de la misma, el crossdocking, el almacenamiento y los servicios vinculados con la logística del transporte de cargas.

    Además, “la instalación de los Centros facilita la circulación de camiones por la red de tránsito pesado”, aseguró Silvia Alves e hizo hincapié en que uno de los requisitos que contempla el proyecto de ley es que se ubiquen a no más de 500 metros de la red destinada al transporte de cargas.

    La directora de Gestión de Inversiones de la Ciudad,  también remarcó que la instalación de estos centros se promueve para que “aquellas empresas que hoy están radicadas en zonas donde obstaculizan el tránsito, puedan trasladarse  a estos predios o remodelar las instalaciones que tienen para adecuarse a las instalaciones que la Ley pide para poder obtener los registros”.

    En este sentido, Alves contó que no existen proyectos de este tipo en Argentina y por esta razón se han tomado como referencia “proyectos de similares características que existen en otros países del mundo”.

    Y aclaró que “desde la Dirección no solamente desarrollamos proyectos sino que también gestionamos y evaluamos iniciativas privadas”, como es el caso de FADEEAC. La tarea en este caso es “darles soporte, explicar qué características debe tener el proyecto, qué debe contemplar, y también informar sobre cómo se gestiona esto dentro del Gobierno”.

    ¿Qué contempla el proyecto de Ley?

    Entre los meses de agosto y septiembre se enviará el proyecto de Ley a la Legislatura porteña. En caso de ser aprobado se deben contemplar “tiempos legislativos” como advirtió el abogado de FADEEAC Lucio Zemborain quien consideró que “si se trabaja bien, la ley se puede aprobar para fin de año”.

    A continuación Alves sostuvo: “Vamos a promover la industria del transporte de cargas que son los depósitos para almacenamiento de mercadería, crossdocking; los servicios de gestión y logística, que tiene un nomenclador asociado que agrupa a los empresarios del transporte automotor de cargas”.

    Asimismo, la Directora de Gestión de Inversiones del GCBA relató que en algún momento se pensó en delimitar un territorio geográfico donde ubicar los Centros de Transferencia pero finalmente decidieron que “eso iba a ir en perjuicio de la zona y permitimos que se instalen en cualquier lugar de la ciudad siempre que cumplan con los requisitos”.

    A partir de que esté sancionada la Ley, los Centros de transferencia deberán ubicarse a 500 metros de la red de tránsito pesado, tener lugar suficiente para estacionar, maniobrar y esperar para hacer carga y descarga.

    Además, desde el Gobierno se apunta a que estos predios cuenten con tecnología de avanzada y se privilegiará con beneficios especiales a aquellos que se instalen en la zona denominada “Distrito tecnológico”: se trata de la zona de Parque Patricios y Barracas, “donde se han ubicado muchísimas empresas de transporte que están provocando trastornos en la vía pública”, dijo.

    El principal requisito consiste en la inscripción al Registro, que exige principalmente que “la empresa no tenga deudas, que opere en un lugar habilitado, o que tengan la decisión de adquirir o adaptar un inmueble presentando el plano o proyecto”.

    Beneficios e incentivos

    Para promover la radicación de las empresas en esa zona puntual y, además, hacer sustentable esta iniciativa, el Gobierno local ofrecerá beneficios para aquellos que cuenten con habilitación para operar y estén inscriptos en el Registro de la Ciudad de Buenos Aires.

    Respecto a los incentivos, Alves explicó que las empresas se van a diferenciar en tres categorías:

    –        el que desarrolla;
    –        el que opera y
    –        el que alquila

    En este sentido, y de acuerdo a la categoría, quedarán exentas de pagar impuestos como el ABL, patentes o sellos, del mismo modo que se promoverán subsidios para la certificación de normas de calidad y, además, incentivando el recambio de flota, se ofrecerán créditos especiales del Banco Ciudad.

    “Como habrán escuchado en los medios, el jefe de Gobierno –Mauricio Macri- tiene como objetivo avanzar con esta iniciativa durante este año”, comentó Alves y aclaró que “le llama Polo Logístico y no Centro de Transferencia de Cargas porque sino el que no está en la jerga no entiende de qué se trata”.

    A continuación el Subsecretario de Inversiones del Ministerio de Desarrollo Económico, Carlos Pirovano, reveló que “durante mucho tiempo la actividad logística se vio como un enemigo del pueblo, quien manejaba camiones, tenía depósitos o hacía crossdocking, era visto por los vecinos como alguien que degradaba el barrio”.

    “De hecho –continuó- hay ejemplos de proyectos donde los barrios así como piden que no se construyan más edificios en Caballito, piden que no se realicen actividades logísticas”.

    Al respectó opinó que “es un contrasentido, porque las ciudades necesitan ser abastecidas, necesitan de los camiones y de la actividad logística”.

    Por esta razón es que “hemos decidido cambiar el punto de vista”, dijo y añadió que “así como decidimos que había que revalorizar el sur, devolverle todo lo que no se le había dado durante todos estos años, nos encontramos con que la actividad logística, efectivamente y tal cual como está planteada, genera un problema de convivencia”.

    “Por eso –agregó- no buscamos un enemigo, sino cómo hacer para que todas las actividades que requiere una ciudad para ser moderna pueden convivir con la menor cantidad de fricciones posible y la mayor armonía”.

    Por esta razón el Subsecretario de Inversiones del gobierno porteño remarcó que “en vez de plantear una ley de relocalización o de expulsión de la actividad logística, lo que estamos proponiendo es una ley de promoción de la actividad”.

    Y en este sentido explicó: “No puedo pedirle a alguien que sobrevive pagando impuestos, generando actividades en el margen, que se modernice si no tiene el capital, el formato ni la rentabilidad para hacerlo”.

    “Tenemos que ayudarlos, por eso planteamos una ley que permita que la actividad logística se modernice, que deje de pensar en metros cuadrados para empezar a pensar en metros cúbicos, que mida su funcionamiento de manera eficiente y rápida, porque la velocidad y el tiempo es un costo para la actividad logística y lo planteamos desde el punto de vista de la modernidad”, enfatizó.

    En relación al proyecto de Ley, Pirovano contó que se plantearán dos ejes. Por un lado, se piensa en la promoción para que “aquel que se suba al tren, que quiera modernizarse y hacer las cosas como corresponde al mundo moderno, recibirá la ayuda desde el punto de vista del crédito y las exenciones impositivas, y aquel que se quede haciendo las actividades como siempre, tendrá que pagar”.

    Por otro lado, el proyecto concreto que se trabaja con FADEEAC,  que “les permite a los transportistas tener una guía donde localizarse bajo estas condiciones”.

    Pirovano fue sincero al manifestar que este proyecto no agota toda la necesidad de depósitos que existe en la ciudad de Buenos Aires, pero asumió que “tampoco creemos en proyectos faraónicos, en prometer que vamos a resolver todo y terminar sin resolver nada”.

    Luego invitó a todos los transportistas a sumarse a esta iniciativa y consideró que “FADEEAC es el canal adecuado”.

    “Creo que el proyecto del Arquitecto Salaverri, que presentó FADEEAC junto con estudios jurídicos y de factibilidad económica es muy bueno. Son 37 hectáreas, 160.000 metros de depósito, con playa de maniobra y estacionamiento para los camiones, estúdienlo y aprovéchenlo porque para la industria va a ser una oportunidad”, concluyó.

    El proyecto

    El proyecto encomendado al arquitecto Carlos Salaverri y la arquitecta Luciana Busso, contará con un área de crossdocking, un área de servicios generales y un área de servicios para los usuarios. “Se piensa como una pequeña ciudad, uno tiene que brindar lugar para todas las actividades”, dijo el arquitecto mientras contaba a los transportistas reunidos en el auditorio de FADEEAC, detalles y consideraciones previas.

    Luego de mostrar la ubicación geográfica del predio y explicar las características de la zona Salaverri manifestó que “no es un proyecto común, porque no hay muchos ejemplos. En el país hay centros logísticos pero no de transferencia de cargas, por lo cual uno tiene que abordar el problema a partir de un elemento vivo, que en este caso es el camión, que marca el funcionamiento del predio”.

    En este sentido, Salaverrí y Busso tomaron algunas pautas preliminares como premisas de diseño:

    – Por una cuestión de seguridad planteamos un acceso único, que a la vez tendrá un control de acceso que habilite y registre la entrada y salida del predio.
    – También es fundamental la circulación diferencial para los vehículos pesados y los semipesados.
    – Se planificó la centralización de área por nave, cada una de las naves va a tener sus propios servicios de apoyo para todas las empresas que la ocupen.

    El arquitecto expuso que, además del camión, otra de las medidas para abordar el proyecto son los cross de cada una de las naves. “Cada nave está compuesta por módulos de 32 metros de lar, que son los que nos dieron las dos variantes del proyecto”, contó y aclaró que se van a presentar dos variantes del proyecto.

    Para finalizar el equipo de asesores que contrató FADEEAC, explicó cómo planifican la inversión y evacuó las dudas de los empresarios presentes.

    La última exposición estuvo a cargo de los abogados Juan Busolini y Mariano Pascual y los licenciados Fernando Badessich, Corrado Martinez y Fernando Bossi, todos pertenecientes al estudio Finanzas y Gestión.

    En líneas generales los asesores explicaron que el monto total de inversión – 85 millones de dólares- se recuperará al generar débito fiscal. También expresaron que se tienen que prever 2 años de construcción más 28 de explotación del predio.