• Hugo Membrive, hasta siempre

    Dirigente apasionado y entregado íntegramente al crecimiento del autotransporte de cargas. Su fallecimiento despertó gran tristeza en el sector. Su legado queda en las nuevas generaciones.

     

    Un dirigente respetable, un empresario dedicado y una gran persona. De esa manera se refirió el mundo del autotransporte de cargas a Hugo Membrive cuando se conoció la noticia de su fallecimiento, en la mañana del 22 de mayo último. Para la FADEEAC fue un baluarte para la gestión y la innovación, con su mirada puesta en el futuro y el crecimiento de la logística, así como en la profesionalización de quienes integran la actividad. La Federación ofrece su más sentido pésame a su familiares y amistades.

    Membrive nació el 2 de abril de 1950 en Jaime Praet, General Alvear, Mendoza. Desde sus 23 años se dedicó al transporte de cargas, cuando tuvo la oportunidad de trabajar en el sector de Depósito del Laboratorio Argentia. Pudo profundizar su visión de la logística en áreas de almacenamiento y expedición en varias empresas de la industria farmacéutica, como Elea y Merck Sharp & Dohme, pero su verdadera pasión se encendió en 1979, cuando comenzó a desarrollar su propia empresa: Distribuidora Metropolitana. Fue parte de diferentes entidades de la actividad, y a FADEEAC le dedicó gran parte de su tiempo al ocupar posiciones de gran importancia en la institución, como la vicepresidencia. Estuvo al frente de la puesta en marcha y posterior coordinación de la Central de Transferencia de Carga (CTC), en el barrio de Villa Soldati, al sur de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

    “Fue un dirigente ejemplar, muy querido por todas las personas del sector”, resaltó Roberto Guarnieri, presidente de la Federación. Sus palabras coinciden con la de gran cantidad de miembros de las cámaras de base y del autotransporte de cargas en general que transmitieron su pena por la desaparición física de Membrive. “Como dirigente y empresario fue un trabajador incansable. Tenía un apego muy fuerte al trabajo y a sus convicciones; diría que el mismo esfuerzo que ponía en su empresa lo dedicaba al sector. Estaba muy comprometido con la jerarquización del sector y siempre fomentó la competencia leal”, describió su hijo Néstor Membrive.

    Durante su participación en la organización, siempre se mostró atento a las necesidades de sus pares, así como a incentivar a las nuevas generaciones de dirigentes, para quien siempre fue un norte a seguir. “Si bien siempre fue el gerente general de su empresa, le gustaba liderar la operación, era el formador de sus propios colaboradores, les inculcaba la vocación de servicio y los contagiaba con su gran capacidad de trabajo”, aseguró su hijo, que sigue sus pasos en la actividad.

    En cada charla, con su mirada firme pero constructiva, se consolidó como referente para autoridades políticas vinculadas al transporte, representantes de organizaciones del sector y empresarios. Ameno en el trato, amigo de sus seres queridos, dedicado por completo a aquello a lo que dedicó su vida: el transporte.

    Un líder de proyectos

    El nombre de Hugo Membrive es sinónimo de trabajo arduo en el sector, y un sello en la logística. Fue uno de los principales impulsores de la CTC, que planteaba de manera innovadora concentrar la actividad logística en una zona específica de la ciudad porteña, y con ese fin fue presentado por la FADEEAC, en octubre de 2011.

    El lugar fue diseñado para llevar adelante la práctica de cross-docking o ruptura de cargas, que consiste en mover la mercadería de un vehículo a otro sin dejarla depositada. Los galpones están preparados para que de un lado descargue un camión de gran porte y del otro, los paquetes puedan ser subidos a camionetas o furgones. Este proyecto demandó la modificación del código de planeamiento urbano de Buenos Aires.

    En febrero de 2012, el mismo Membrive describía, en una entrevista realizada por el área de Prensa institucional, los alcances del proyecto al que le dedicó su energía y su experiencia:

    Revista FADEEAC: -¿Qué es la Central de Transferencias de Cargas?

    Hugo Membrive: Es un proyecto que la FADEEAC viene llevando a cabo junto al Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires para trasladar a las distintas empresas de transportes que tienen sus sedes en Parque Patricios, La Boca y Barracas, hacia un polo logístico de  37,5 hectáreas, ubicado en el barrio de Villa Soldati. De esta manera, se logrará trabajar de una manera más ordenada, moderna y eficiente. Además, se ayudará a mejorar el medio ambiente de la ciudad y se evitará que el tránsito pesado circule por sus calles.La CTC contará con 220 módulos, de 912 m2 cada uno. En el predio también existirán espacios con distintos servicios para mejorar la calidad de los trabajadores.  Dos años es el tiempo estimado para la construcción definitiva de la central.Se propone un régimen de inversión privada, pero con la particularidad de estar sustentada por los propios usuarios.

    RF: ¿Qué beneficios le genera al transportista?

    HM: -Además de dar un salto de excelencia en su forma de trabajo y de ordenar el tránsito, evitando así demoras y posibles accidentes, las empresas que se trasladen al polo logístico contarán con beneficios tributarios.

    RF: ¿Qué es la CTC Administradora y quiénes la forman?

    HM: La CTC Administradora S.A., es una asociación que regula a las empresas privadas de transporte interesadas en participar como socios en el proyecto de construcción  y operación del centro de transferencia de cargas en la Ciudad de Buenos Aires.Está conformada por tres clases de socios. “Socios A”, los promotores. Lo conforman nueve empresas de transporte que apostaron e invirtieron en el proyecto desde el comienzo. “Socios B”, operadores. Son todos los transportistas que se siguen sumando al proyecto en esta instancia. Y “Socios C”, los inversores. Empresas que no están relacionadas con el rubro pero que desean invertir en el proyecto. Se intenta no llegar a esta instancia.Todos los socios tienen el mismo derecho económico. Cada módulo es una acción. La diferencia de cada uno radica en el poder político. Los socios A tendrán 5 votos, los B 1 voto y los C no contarán con ese poder.La compra del módulo permite el uso del espacio público por 30 años.

    RF: ¿Qué rol cumple la FADEEAC en la CTC?

    HM: La Federación es una entidad sin fines de lucro, por lo tanto, sólo actuará como mediador entre los transportistas y el Gobierno de la Ciudad para llevar a cabo el proyecto y su correcto funcionamiento.

    RF: ¿Cómo ve el profesional transportista la evolución del sector?

    HM: Al crecimiento le está faltando mucha infraestructura de caminos, de autopistas. Las autopistas Buenos Aires-Rosario, Rosario-Santa Fe, Rosario-Córdoba son significativas, y más allá de que Buenos Aires-Rosario ya nos queda chica, hoy deberíamos tener no menos de 500 kilómetros del radio de Capital Federal hacia afuera, con doble mano de autopista. Es más fácil decirlo que hacerlo, pero hablando a nivel regional tampoco hemos crecido en infraestructura de la forma en que se desarrolló el parque automotor. Desde hace 10 años o más venimos con una fuerte producción de granos, que hace necesaria no sólo la ampliación de caminos, de la red de trenes y de barcos. Y camiones siempre se necesitan.

    Nota que será publicada en la Revista FADEEAC 253