• La Responsabilidad Social Corporativa, el modelo de dirección ideal

    Palabras claves: gobierno corporativoorganizaciónresponsabilidad social corporativa

    Por Mg. Nicolás A. Granchelli

    Abogado. Asesor legal y director del Departamento de Riesgos y Seguros de FADEEAC

    De los conceptos gerenciales que hoy se encuentran en la palestra de las organizaciones que apostaron por su sostenibilidad y sustentabilidad, la Responsabilidad Social Corporativa es uno de los más reconocidos y resaltantes.

    La concepción de las organizaciones modernas contempla dentro de su marco estratégico la implementación y el desarrollo de planes y programas pluridimensionales para la promoción de prácticas de responsabilidad social, para el desarrollo global, efectivo y eficiente de su gestión.

    La adopción voluntaria de estas prácticas, además de ayudar a conformar una sólida reputación corporativa, las hace más competitivas e innovadoras. Les permite así acceder a los mercados de manera efectiva y se convierte en un factor de motivación extraordinario, tanto para promover la filosofía de la excelencia dentro de sus integrantes como para atraer hacia su equipo personal de calidad.

    Otro aspecto no menos importante de adoptar prácticas de responsabilidad social corporativa es que permite la gestión eficiente de los riesgos a los que se encuentran expuestas las organizaciones. En consecuencia, las herramientas empleadas en su implementación les facultan para medir el impacto social, ambiental y económico de sus actividades, de manera de replicar sus acciones e iniciativas exitosas y/o redimensionarlas.

    Dada la transversalidad del concepto, la responsabilidad social corporativa afecta la totalidad de sus ámbitos de gestión y, en tal sentido, las actividades planificadas para su desarrollo deben concebirse:

    • A nivel de la actividad primaria o básica de la organización
    • Con proyección hacia las implicaciones de la actividad básica, esto es su repercusión en el entorno
    • Con vocación de permanencia y alto nivel de compromiso por los niveles jerárquicos superiores de la organización

    En este orden de ideas, los aspectos de incidencia de las prácticas de Responsabilidad Social Corporativa se resumen en cinco importantes vertientes:

    1. La generación de valor: con organizaciones sostenibles se genera valor en lo interno y en lo externo. Para el accionista (en lo interno), pues se garantiza la seguridad de su inversión. Para el cliente y el proveedor (en lo externo), que resultan beneficiados por los altos estándares de calidad de productos y servicios ofrecidos bajo este esquema.
    2. Los grupos de interés: el mejoramiento de las relaciones con los stakeholders o partes interesadas, entendiéndose como estos, los empleados, accionistas, inversores, proveedores y clientes (primarios); organizaciones civiles y no gubernamentales, sindicatos, entes públicos y sociedad en general (secundarios).
    3. El clima laboral: los entornos de trabajo sanos y seguros en los cuales se implementen políticas innovadoras que brinden beneficios a los miembros del equipo les otorgan la posibilidad de desarrollarse tanto en lo personal como en lo profesional logrando gente altamente comprometida que de manera óptima ejecutarán sus funciones en un óptimo clima o entorno laboral.
    4. El aspecto social: la inversión socialmente responsable mejora la calidad de vida del entorno social como tal, por ende, coadyuva con el desarrollo económico de las comunidades involucradas y de la sociedad en general.
    5. El aspecto ambiental: la contribución empresarial a la conservación del medio ambiente, las políticas sobre ahorro energético y de recursos naturales minimiza el impacto de sus actividades a este nivel y trasciende a la esfera de la contribución agregada.

    La Responsabilidad Social Corporativa es el modelo de dirección organizacional ideal por cuanto gestiona el impacto de la actividad empresarial considerando a todos los sujetos intervinientes, en miras a relaciones de beneficio mutuo cuyo norte es el respeto de los derechos humanos, la protección a la salud, las mejores prácticas de trabajo y empleo, la cuestión medioambiental, la erradicación del fraude y los intereses de los clientes y de los consumidores.

    Para descargar el Volumen 3 de “Normativa y acceso a la Justicia”, hacer clickaquí