• Las Aseguradoras y los embargos en los procesos de daños y perjuicios

    “Me embargaron la cuenta corriente en un juicio que tengo por un choque que  está defendiendo la compañía de seguros, y ésta no hace nada para que me lo levanten…”, o situaciones por el estilo, son expresiones que escuchamos a menudo.

    Es muy común que en cierta etapa de procesos de daños y perjuicios (juicios por indemnización de daños por accidentes de tránsito, por ejemplo) el actor solicite al Juez medidas precautorias, como ser embargos preventivos, máxime cuando lo está haciendo bajo el beneficio de litigar sin gastos, pues allí no requiere de contra cautela.*

    Ante situaciones como las descriptas, muchos asegurados, en razón que han confiado su defensa a los abogados de la compañía de seguros y ésta tiene la dirección de proceso, piensan que aseguradora debe hacerse cargo de ese embargo que le han impuesto sobre su cuenta corriente u otros bienes y reemplazarlo.  Nada más alejado de eso.

    La cláusula 3ra de la Póliza Básica del Seguro Obligatorio de Responsabilidad Civil –Artículo 68 de la Ley N° 24.449- (SO-CR) y la cláusula CG-RC 3.1 “Defensa en Juicio Civil”,  de la Condiciones Generales del Seguro Voluntario de Responsabilidad Civil, según texto de la Resolución SSN N° 36100 Anexo I, establecen en su parte pertinente: Si se dispusieran medidas precautorias sobre bienes del Asegurado y/o Conductores, éstos no podrán exigir que el Asegurador las sustituya”, con lo cual, contractualmente y bajo cláusula obligatoria y uniforme emanada de la Superintendencia de Seguros de la Nación, la aseguradora no tiene ninguna obligación de sustituir el embargo.

    El Reglamento General para la Actividad Aseguradora, Resolución de la Superintendencia de Seguros de la Nación N° 21.523/92, artículo 29, inciso i) establece en su parte pertinente “las aseguradoras no podrán…, otorgar fianzas o garantizar obligaciones de terceros”; ello tiene una sola excepción y es cuando la aseguradora opere en el ramo de caución y exclusivamente por operaciones de seguros de este tipo bajo las coberturas y límites aprobados por la autoridad de aplicación.

    Sin perjuicio de lo expuesto hay una forma técnicamente posible para que la aseguradora, sin infringir la prohibición referida en el párrafo anterior, libere al aseguradora de la medida precautoria, y ella sería depositando en autos el total de la suma asegurada y los accesorios de que da cuenta la previsión contenida en el artículo 110, inciso a)** de la Ley de Seguros, en razón que el depósito efectuado por el asegurador garantizaría efectivamente el crédito del damnificado; pero esto no es usual y deberíamos ingresar en terreno de casos especiales y muy particulares (debemos recordar que la responsabilidad de la aseguradora tiene límite en la extensión de la medida del seguro)

    ¿Qué puede hacer el asegurado al que le han embargado un bien o su cuenta corriente?  El problema no se presenta tanto con bienes inmuebles o muebles, suele ser más complejo cuando la medida ha recaído sobre cuentas corrientes u otro tipo de cuentas a la vista, ya que producen una verdadera inmovilización del giro comercial de la empresa, con los consecuentes perjuicios que ello puede acarrear.

    En casos como embargo de cuentas corrientes, dónde en general hay oposición de la parte actora a aceptar la sustitución del líquido por bienes de más compleja realización,  la solución pasa por solicitar la sustitución referida por un Seguro de Caución de Garantías Judiciales”, cobertura que puede adquirirse en varias aseguradoras especializada y autorizadas a operar en el ramo y que está teniendo aceptación en los estrados judiciales (Art. 203 Código Procesal Civil y Comercial de la Nación, segunda parte: El deudor podrá requerir la sustitución de una medida cautelar por otra que le resulte menos perjudicial, siempre que ésta garantice suficientemente el derecho del acreedor”)

    En resumen:

    1)      Las aseguradoras no están obligadas a sustituir embargos que sufran los asegurados en procesos judiciales.

    2)      Los asegurados pueden solicitar la sustitución de embargos de cuentas corrientes u otras cuentas a la vista,  por un seguro de caución para garantías judiciales.

     

    Atentamente

    Dr. Armando A. Pavese

    Departamento de Seguros


    * Las medidas precautorias requieren que el solicitante acredite tres condiciones: a) verosimilitud en el derecho (que el derecho le asista casi inequívocamente), b) peligro en la demora (peligro que con el transcurso del tiempo el demandado puede ejercer acciones para distraer bienes o recursos con los que afrontar una eventual sentencia negativas) y c) contra cautela (garantías por los eventuales daños y perjuicios que la medida pudiese entrañar a quien le es impuesta).  Una de las exenciones de presentar contra cautela, es cuando el actor lo hace con beneficio de litigar sin gastos (Art. 200 inciso b) CPCCN).

    ** Artículo 110 Inc. a) Ley de Seguros N° 17418 “La garantía del Asegurador comprende: a) El pago de los gastos y costas judiciales y extrajudiciales para resistir la pretensión del tercero.  Cuando el asegurador deposite en pago la suma asegurada y el importe de los gastos y costas devengadas hasta ese momento, dejando al asegurado la dirección exclusiva de la causa, se liberará de los gastos y costas que se devenguen posteriormente” (el subrayado es propio)