• Monotributo

    Nuevo monotributo: Se puede?

    Comenzaremos este trabajo remitiéndonos a la respuesta 38 de las 100 que se plantean en un cuestionario orientativo difundido por la Administración Federal de Ingresos Públicos sobre el nuevo monotributo, que expresa lo siguiente: “Trabajo de fletero, mis únicas herramientas son una camioneta y el celular, cómo hago para categorizarme?”, siendo la respuesta “De acuerdo con los ingresos brutos anuales”.-

    Como fue ampliamente difundido, con las modificaciones que se introdujeron por la ley 26.565, se agregan nuevas categorías al régimen simplificado (más conocido como monotributo) que posibilitan obtener ingresos por locación o prestación de servicios (no se aplica en este caso el precio máximo unitario de venta) de hasta $ 200.000 anuales (anteriormente $ 72.000).- Se faculta al la Administración Federal de Ingresos Públicos a aumentar una vez por año los montos máximos de facturación, el importe de los alquileres devengados (lo que se gasta –no confundir con los ganados-) y el monto mensual a tributar, en una proporción que no podrá superar el índice de movilidad de las prestaciones previsionales.-

    Se otorgó un plazo especial, que operó durante el primer cuatrimestre de 2010, para que los sujetos que hubieran renunciado o quedado excluidos del régimen con anterioridad a la vigencia de la nueva ley, puedan ingresar al mismo sin considerar el plazo habitual de tres años que debió haber transcurrido desde que ocurrió tal circunstancia, siempre en la medida que cumplan con las nuevas condiciones.-

    Si bien se consideran los ingresos obtenidos en los doce meses “calendario” inmediatos anteriores para la adhesión al régimen (anteriormente era el año calendario inmediato anterior, por lo que se busca que el monto de los ingresos esté lo más actualizado posible), vale la pena destacar que distinta es la situación en cuanto a la exclusión, ya que en ese caso se consideran los obtenidos en los doce meses anteriores a la obtención de cada nuevo ingreso bruto, incluyendo al mismo.- Pueden surgir dudas acerca de cómo se computa este plazo (no es por mes calendario), ya que el artículo 27 del proyecto establece que “Los plazos en meses fijados en el presente Anexo se contarán desde la CERO (0) hora del día en que se inicien y hasta la CERO (0) hora del día en que finalicen”.-

    Pero continúan las limitaciones anteriores (por ejemplo no poseer más de tres unidades de explotación), y hasta se agregan algunas nuevas, como el ya mencionado monto del alquiler que se paga (devengado) por el local utilizado para el desarrollo de la actividad.- Destacamos que en el caso de la pregunta que transcribimos al comienzo la única herramienta es la camioneta y el celular, pero de existir local el mismo no debe superar la superficie máxima permitida para el régimen (no se aplica en zonas urbanas, suburbanas o rurales de poblaciones de hasta 40.000 habitantes, facultando al organismo a fijar excepciones y al Poder Ejecutivo Nacional a ampliar los parámetros hasta en un 50 % en las zonas que considere).- Si se trata de inmueble alquilado, repetimos tampoco se podrá superar el monto del alquiler devengado a pagar.-

    Con respecto a las tres unidades de explotación no hubieron novedades con respecto a la aclaración reglamentaria que considera a cada rodado como una unidad.-

    Presunción de ingresos.-

    En el artículo 20 del Anexo del proyecto convertido en ley se enumeran diversas causales de exclusión, muchas de ellas ya contenidas en el actual régimen.- Dentro de las que se agregan habrá que prestar debida atención a la contenida en el inciso k), que en lo referente a prestación de servicios determina que será causal de exclusión el hecho de que “el importe de las compras más los gastos inherentes a la actividad de que se trate, efectuados durante los últimos DOCE (12) meses, totalicen una suma igual o superior…al CUARENTA POR CIENTO (40%) cuando se trate de locaciones y/o prestaciones de servicios, de los ingresos brutos máximos fijados en el Artículo 8ª para la categoría I…”.-

    Nótese que no se refiere al 40 % de la categoría en la que se está encuadrado, ni a ese porcentaje en función de los ingresos que se obtienen, sino que determina que no pueden superar los $ 80.000, o sea el 40 % de $ 200.000 (o el valor que corresponda cuando se haga uso de la posibilidad de readecuación de los valores).-

    No obstante lo expuesto, las condiciones fijadas pueden resultar un escollo difícil de superar para los transportistas comprendidos en la categoría de mayores ingresos (la de $ 200.000), donde el límite de gastos podría resultar exiguo.–

    Mayores importes a ingresar por cotizaciones para la seguridad social.-

    Aclarando que quienes opten por el régimen quedarán excluidos de la posibilidad de jubilarse con anticipación por la realización de actividades penosas o riesgosas, destacamos que con la nueva ley se aumenta considerablemente el aporte jubilatorio, así como el aporte al régimen nacional de obra sociales.-

    Consideraciones finales.-

    En la medida en que el crédito fiscal pueda ser utilizado por el sujeto a quien el transportista le facture sus locaciones o prestaciones de servicios, tenemos dudas acerca de que el régimen pueda resultar atractivo, sobre todo en la categoría I (ingresos brutos desde $ 144.000 hasta $ 200.000), ya que en ese caso podría resultar inferior el importe a pagar por el impuesto a las ganancias que las cuotas del monotributo (aún con las bonificaciones que por buen cumplimiento y utilización de diversos medios de pago pudieran corresponder).- Habría que analizar la posible reducción de costos administrativos y eventualmente de gastos de salud en obra social, aunque desde ya expresamos nuestra creencia de que en términos generales el régimen simplificado por su profusa normativa puede resultar complicado para muchos en cuanto a su correcto seguimiento.-

    Adjuntamos la tabla a los efectos de posibilitar la correspondiente evaluación (sólo informamos el importe a ingresar por el componente impositivo).-