• Modificaciones en La operatoria del Paso Cristo Redentor – Los Libertadores


    A partir del día lunes 26 de setiembre de 2011, todo el control de cargas se realiza en Uspallata

    El transporte de carga de Mendoza y Chile experimentará   una transformación fundamental en materia de control y documentación aduanera.

    Según lo decidido por el  Sistema Integrado Cristo Redentor, el histórico puesto de control aduanero en Punta de Vacas desaparecerá para ser reemplazado por el de Uspallata.

    El domingo 25 de setiembre a las 21 se registró al último camión en Punta de Vacas, con la idea de trasladar durante las horas de la noche el sistema al nuevo punto. El inicio de todos los trámites de documentación se realiza a partir del lunes 26 desde las 8 horas. La localidad de Punta de Vacas se encuentra a 50km al oeste de la localidad de Uspallata, por lo que, las temperaturas son un poco más elevadas y se espera contar con más confort para los conductores y más agilidad en los trámites.

    El cambio es un viejo anhelo de los transportistas y coordinadores del Paso Internacional, debido al deficitario estado en que se hallaba el puesto de Punta de Vacas. Uno de los más graves era la falta de espacio para que los camiones pudiesen estacionar cuando se cierra el túnel. De hecho, Punta de Vacas contaba con capacidad para 80 camiones, mientras, Uspallata tiene 5 hectáreas en condiciones de recibir a los transportistas y otras 30, que, aunque aún están sin nivelar, se espera que logren contener a la totalidad de camiones varados en días de inclemencia climática.

    Actualmente se calcula que circulan por el paso internacional unos 600 camiones por día, entre ingreso y egreso del país. Otro de los beneficios es que el nuevo puesto se encuentra a menos de dos kilómetros de la Villa Cabecera, por lo que hay mejor acceso a servicios de agua y luz, baños, restaurantes y comunicación telefónica. Así, Uspallata se convertirá en la única área de control integrado entre ambos países para la carga.

    USPALLATA TAMPOCO ESTÁ ÓPTIMA. Pese al cambio que promete aliviar a los transportistas, desde el sector privado y de Vialidad Nacional afirmaron  que las condiciones del nuevo puesto de control \”son mejores pero no como deberían\”.