• Un análisis profesional sobre el delito

    Un análisis profesional sobre el delito

     Pirateria Daniel Indart Daniel Beck y Oscar Farinelli encabezaron las discusiones en FADEEACLa tercera jornada sobre piratería del asfalto trajo experiencias y novedades sobre la modalidad que involucra al transporte de cargas

    Empresarios del autotransporte de cargas, miembros de las fuerzas de seguridad, directivos de empresas de monitoreo y funcionarios de la justicia participaron del Seminario “Análisis Profesional del Robo Automotor y Piratería del Asfalto”, que se realizó el jueves 23 de abril, en el auditorio de FADEEAC.

    El encuentro fue el tercero de los organizados por el Departamento Sefilo de FADEEAC junto con la Iaati (Asociación de Investigadores Internacionales del Robo Automotor), con el objetivo de revisar la situación de la piratería del asfalto; los resultados alcanzados con la tarea preventiva e investigativa, y los proyectos de trabajo y neutralización de nuevas modalidades.

    La jornada fue inaugurada por el presidente de la Federación, Daniel Indart, el titular de Iaati, Daniel Beck, y el encargado del Departamento Sefilo, Oscar Farinelli; mientras que Juan José Mininni, del Departamento de Relaciones Internacionales de FADEEAC, fue el moderador del seminario.

    La apertura

    Indart dio la bienvenida a los asistentes que llegaron “para hablar de este flagelo tan terrible que la actividad sufre y que es la piratería del asfalto. Alienta la presencia de ustedes en estas jornadas como en las anteriores. A través de este acuerdo que hemos hecho con Iatti, se ha avanzado muchísimo”.

    El presidente de FADEEAC destacó que “es muy difícil que podamos solucionarlo totalmente, pero se ha mejorado porque hay una preocupación constante, hay una ocupación de parte de ustedes y las fuerzas de seguridad que integran y los fiscales que trabajan sobre este tema y todo lo que esté a nuestro alcance lo vamos acumplir. Sabemos que es un tema difícil y complejo, pero en estos foros se da la importancia que requiere el combate a esta situación”.

    Por su parte, Beck aseguró: “Todos tenemos muy presente hacia donde apuntamos. Estamos apuntando a mejorar la seguridad, a compartir las experiencias y fundamentalmente la información que es muy importante tenerla, pero si no se comparte no sirve para nada. La idea es crear espacios donde podamos debatir”.

    “Estamos en tiempos difíciles, en un año electoral con un montón de intereses que pueden estar enfrentados” señaló y enfatizó que “el acuerdo entre Iaati y FADEEAC es una forma de poder acercarnos más a las inquitudes que tienen los transportistas y ver cómo colaborar”, tras lo que anunció que estaba “a la firma un convenio con el Ministerio de Seguridad de la Provincia de Buenos Aires, para un alerta temprana”.

    Sefilo 

    Farinelli aseguró que “la tarea que se está desarrollando es muy buena, Estamos muy satisfechos con la tarea que se ha realizado contra la piratería; estamos en un nivel aceptable, pero queremos ir por más. Hay una conformidad en el transporte de cómo se viene trabajando contra la piratería del asfalto. Agradecemos a las policías empeñadas en esto y a las fuerzas nacionales de seguridad, Gendarmería y Prefectura, Policía Federal, Metropolitana y de la Provincia de Buenos Aires”.

    ”Tenemos una preocupación y una necesidad de seguir avanzando, y no porque estamos dentro un nivel aceptable nos vamos a quedar quietos, queremos ir por más porque tenemos muchos problemas por resolver”, manifestó el especialista.

    Agregó el responsable de Sefilo que “en esto ha tenido un desempeño brillante los fiscales especializados que trabajan con seriedad e idoneidad contra estas organizaciones delictivas. Tenemos que agradecer a la procuradora general de la Provincia de Buenos Aires, María del Cármen Falbo, que siempre ha prestado su oído a las necesidades del transporte, creando las fiscalías. Eso nos da un panorama muy alentador, por la idoneidad y capacidad que muestran los funcionarios”.

    Farinelli explicó: “Desde nuestro lugar, tratamos de centralizar la información que está dispersa, para que se inicien las investigaciones, y tener un panorama hacia el futuro. Es bueno centralizar la información, porque si cada uno tiene una cuota y no la centralizamos es muy difícil combatir este flagelo, porque la información dispersa al único que beneficia es al delincuente”.

    En otro sentido apeló a los presentes “para resolver estos casos que, por su características de interjurisdiccionalidad, es muy difícil encontrar el lugar de origen de la investigación judicial, pero cuando centralizamos la información podemos encontrar la línea necesaria para que esto culmine con éxito”.

    Reconoció que “todavía queda pendiente de resolver la recepción de las denuncias por hechos de piratería, porque la interjurisdiccionalidad hace que las fuerzas haya un tironeo para ver quien acepta las denuncias; es tiempo de resolver estas pequeñas cosas para no perder el tiempo que, en estos delitos, cuánto antes nos enteramos de su ocurrencia antes podremos esclarecerlos. Es una cuestión menor que tiene solución, poniéndose de acuerdo”.

    El titular de Sefilo aseguró que “el panorama es muy alentador, porque se han desarticulado bandas muy importantes, lo que va redundando en que los niveles estadísticos de hechos vaya decreciendo. Nos queda por resolver una modalidad de una organización delictiva que se está dedicando al corte de cajas de seguridad de transporte de bebidas y productos alimenticios, que transportan dinero”.

    Una mirada policial

    En el comienzo de las exposiciones, Jorge Vidal presentó la empresa Security & Risk, y su trabajo de seguridad sobre la cadena logística, lo que sirvió de presentación al primer expositor, que fue el ex policía y experto colombiano Didier Fabian Urquijo Sandoval.

    Luego se presentó un panel policial compuesto por el comisario inspector de la Policía de la Provincia de Buenos Aires Héctor Ribau, a cargo del Área Piratería del Asfalto; el comisionado Daniel Galdame y el oficial mayor Jorge Comes, de la Policía Metropolitana, y el comisario Alejandro Rogé, jefe de la División Robos y Hurtos de la Policía Federal.

    Al hacer una reseña de sus ocho años en el sector, Ribau dijo: “Hemos visto la evolución de las bandas, pero también la de las fuerzas de seguridad: aprendimos sobre tecnología, sobre las estructuras de seguridad de las empresas y a comunicarnos con las fiscalías, y estas aprendieron sobre la forma de trabajo y las empresas también. Aprendimos a ser un engranaje más de la maquinaria para trabajar en contra de la piratería del asfalto”.

    Por su parte, Galdames y Comez, del área cibercrimen de esa fuerza, explicaron las tareas realizadas a partir de las ofertas de mercaderías malhabidas en páginas de internet, siguiendo los rastros de navegación que quedan en computadoras y servidores.

    Roge aseguró que los policías han “aprendido muchísimo de la piratería del asfalto, en el intercambio” y agregó que “eso nos ayudó a tener lo necesario para combatir este flagelo. Desde la creación de la División de Piratería del Asfalto por parte del Gobierno Nacional en la Policía Federal, hace un año, hemos tenido unos 25 casos esclarecidos de este tipo de delito, gracias al trabajo de prevención”.

    La palabra de la justicia

    El panel judicial estuvo integrado por Fabián Cardoso, del Departamento Judicial de Morón, y los fiscales especializados Diego Benedetto, de la UFI Lomas de Zamora; Juan Bidone de la de Mercedes, y Facundo Flores de la de Zárate Campana.

    Según Cardoso, “la piratería del asfalto no se trata de una cuestión menor que se pueda resolver atacando la problemática momentánea, es un delito organizado y, como tal, la respuesta sirve cuando se toma como una cuestión de estado y eso se mantiene en el tiempo”, tras lo que evaluó como positivo que se involucre en la investigación a todas las instancias vinculadas con este delito.

    Benedeto, por su parte, hizo una reseña de las últimas causas encaradas por la UFI de Lomas de Zamora y recomendó a los transportistas “realizar las denuncias en las brigadas, donde tienen protocolos que facilitan la recepción de los dichos de las víctimas, para evitar dilaciones en el inicio de la causa, porque los primeros momentos son los más importantes para esclarecer el hecho”.

    “Es importante la coordinación en la tarea de la justicia, las fuerzas de seguridad y el sector privado”, aseguró Bidone, quien alertó sobre el uso de camiones en el traslado de las mercaderías robadas, por lo que destacó que “con el cruce de datos del RUTA y con la evaluación psicofísica de los camioneros se pueden lograr resultados esclarecedores”.

    Recordó que con la investigación de llamadas realizadas por los delincuentes desde teléfonos celulares se habían logrado buenos resultados en esta tarea, pero lamentó que “la mayor venta de este tipo de aparatos sin mayores controles dificultó el trabajo, por la imposibilidad de dar con un titular responsable sobre la línea”.

    Finalmente, Flores llamó la atención sobre “la importante participación de empleados infieles en este tipo de delitos”. Además, dijo que “los problemas de jurisdicción nos afectan a nosotros y no a estas organizaciones delictivas que no reparan en ese tipo de límites y los utilizan a su favor”.

    A la hora de apuntar problemas, el fiscal de Zárate Campana se refirió a la “falta de medios en fiscalías del interior” y “la ausencia de trazabilidad en mucha mercadería, lo que favorece su recolocación en el mercado”.

    El auditorio de FADEEAC fue el ambito del debate de los especialistas en seguridad

    ///////

    ¿Qué pueden robar este año?”

    “Los números dicen que el delito disminuyó, más que las expectativas que teníamos hace dos años”, celebró el comisario inspector de la Policía de la Provincia de Buenos Aires Héctor Ribau.

    El jefe policial justificó esa baja en que “con la tarea llegamos a producir un perjuicio económico en estas empresas de piratería que tendrían que invertir más dinero en concretar su negocio”. Además, “en el último año apareció el control del Estado sobre los puntos de venta que hace muy engorroso mezclar mercadería legal con la robada” y consideró que “hay además elementos que ya no son tan convenientes robar, como los electrodomésticos de alta gama, por las facilidades de pago”.

    “¿Qué pueden robar este año? -se preguntó Ribau, y se contestó- Si quitamos del medio mercaderías de alta trazabilidad, los elementos que necesiten registro oficial, nos queda la mercadería no trazable, como cigarrillos, gaseosas, electrodomésticos de bajo costo, telas y la materia prima para las pequeñas y medianas empresas, que es incontrolable”.

    Además mencionó “elementos con pocos intermediarios y puede aparecer un elemento más, como los combustibles, que hacía varios años que no se daban, por la aparición de estaciones de servicios sin los suficientes controles y eso da la posibilidad de que se vendan combustibles robados”.