• Jornadas de debate entre empresarios y mandatarios en el 54º Coloquio de IDEA

    Las prácticas culturales que constituyen el mundo de los negocios de la Argentina actual y la imagen que la sociedad tiene de los empresarios, los desafíos para generar dinámicas equitativas pero también competitivas que contemplen el mercado performateado por las nuevas tecnologías, fueron los ejes de las tres jornadas del 54º Coloquio de IDEA. FADEEAC asistió a los debates, encabezados por el presidente Mauricio Macri y la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal.

    El Coloquio reúne a las principales compañías y organizaciones del país para realizar aportes a los temas centrales para el mundo del management y marcar la agenda tanto política como económica. Su riqueza se basa en el intercambio entre los representantes del empresariado y de los órganos de gobierno. Por la Federación, participó Juan Aguilar, secretario de Relaciones Institucionales y Prensa de FADEEAC.

    Tres jornadas de trabajo

    En la primera jornada, el miércoles 17, se inició con el discurso de Javier Goñi, presidente de IDEA y gerente general de Ledesma. A continuación, Vidal disertó sobre el eje “cambio cultural” y sostuvo que su gestión “tiene como lema hacer y estar”. La principal variación de las prácticas demandada por la sociedad, entendió, es ponerle fin a la corrupción: “Yo entendí el voto ‘no somos cómplices’”, enfatizó. Por la noche, se realizó la mesa “La película argentina” en la que participaron los directores Juan José Campanella, Gastón Duprat y Juan Taratuto.  “Tenemos un país distinto cada tres meses”, consideró Campanella.

    Al día siguiente, en sintonía con las consignas trabajadas durante el miércoles, Rosario Altgelt, presidenta del 54° Coloquio y gerenta general de LATAM Airlines Argentina, que llamó a “generar conciencia para un cambio cultural como líderes”. Según subrayó, para lograrlo hay que trabajar en tres pilares: educación, justicia y transparencia, lo que también fomentará la competitividad.

    Para acompañar las reflexiones, el filósofo Darío Sztajnszrajber, brindó la charla “El valor de pensar” con la que llamó a analizar la participación de las personas en los espacios de decisión. “La democracia es tolerar al otro. Si la política no es para el otro, ¿para quién es?”, se preguntó. “Pensando Argentina” fue la consigna del siguiente panel, que tuvo como expositores a Andrés Malamud, investigador principal de la Universidad de Lisboa; María Esperanza Casullo, politóloga de la Universidad Nacional de Río Negro; Santiago Kovadloff, poeta y ensayista, y Dulce Santiago, profesora titular de la Universidad Católica Argentina.

    También fue invitado a disertar Joan Antoni Melé, presidente de la Fundación “Dinero y conciencia” para Latinoamérica, que consideró que “el país necesita un empresariado sustentable y duradero”. Bajo la propuesta de analizar el “rol” del establishment en las decisiones centrales para el país, Sergio Kaufman, director de IDEA y CEO de Accenture para Sudamérica Hispana, consideró: “Somos modelo para muchos empresarios. Los empresarios debemos dejar de esperar que el Estado resuelva nuestros problemas”.

    En esa mesa, también participaron Carola Fratini Lagos, directora de IDEA y Regional Head of Commercial Insurance Latin America de Zurich; Roberto Murchison, director de IDEA y Presidente de Grupo Murchison; y Gastón Remy, director de IDEA y CEO de Vista Oil & Gas. La segunda jornada del Coloquio se enfocó en la búsqueda de la equidad de género en la conducción de las organizaciones y en la competitividad como norte de las acciones.

    Justamente sobre pautas para “un país competitivo” se manifestó Dante Sica, ministro de Producción y Trabajo de la Nación. “Porque tenemos 30% de pobreza y el mercado laboral que es la contracara de la pobreza con 30% de informalidad, nos obliga a ser competitivos”, señaló. Para alcanzar la meta de mejor performance en el mercado consideró que es necesario “equilibrar la macro economía”.

    El jueves, finalizó con la exposición “La construcción colectiva en modo beta” a cargo de Joaquín Navajas, profesor e investigador de la Escuela de Negocios de la Universidad Torcuato Di Tella. José del Rio, secretario General de Redacción del Diario La Nación, moderó la charla y expuso valores de encuestas sobre cómo cataloga la sociedad al empresariado: el 63% equipara toda la tarea privada al caso de corrupción Odebrecht. Si se analiza los obstáculos del lado gremial empresario, el mayor obstáculo para desarrollar la competitividad es la carga impositiva.

    El día tres del encuentro también contó con invitados de renombre. La primera mesa de expositores rondó el tema “Liberando el potencial de la Argentina” y contó especialistas en cultura, educación y políticas públicas. También se analizó el rol de la Justicia en la Argentina actual y volvió a debatirse sobre las problemáticas de género en el mundo de las empresas, así como el “desafío” del “equilibrio fiscal” como acción para un país distinto.

    Por la tarde, el ministro de Hacienda de la Nación, Nicolás Dujovne, expuso su perspectiva sobre la gestión que integra, en una charla moderada por los periodistas Maximiliano Montenegro y Florencia Donovan. “Este es el programa económico de la Argentina no el del fondo”, aseveró el funcionario respecto del FMI. “El 2016 fue un año perdido, podríamos haber tomado muchas más decisiones que ayudaran con el equilibrio fiscal”, reconoció.

     

    El cierre destacado lo realizó el presidente de la Nación, Mauricio Macri, quien habló, entre otras cosas, sobre la actual relación con los gremios y la necesidad de trabajar por la competitividad del país. Entrevistado por Rosario Atgelt y Javier Goñi, el mandatario aseguró que se preocupa todos los días por generar empleo y que el camino para promoverlo es acompañar la nueva ley de ART con una actualización de la legislación laboral: “Una vez más, convoco a los gremios a que nos sentemos y hagamos cosas inteligentes para nuestra gente”, fueron sus palabras. Además, resaltó la necesidad de terminar con la corrupción y los “métodos mafiosos”, a la vez que prometió trabajar en una “ley para poder recuperar el dinero” de la corrupción.

    También habló sobre los avances de su gobierno e insistió en que el sector público y privado deben trabajar articuladamente, así como el país debe generar lazos con el resto del mundo. Admitió la necesidad de bajar impuestos y agradeció, tanto al empresariado como a los ciudadanos en general, por cómo se enfrentaron a la crisis: “Había una crisis política institucional profunda, pero a pesar de eso acá estamos y agradeciéndole a los argentinos por el nivel de madurez y comprensión.” Y continuó: “No hay realismo mágico, no hay más mentiras, estamos haciendo las cosas que hay que hacer y no estamos negando que no quedan cosas por hacer.”