• Compra de divisas extranjeras y extracción de efectivo: las consecuencias en los costos

    El autotransporte de cargas se encuentra nuevamente amenazado por un aumento en sus costos debido a las recientes medidas anunciadas por el Banco Central de la República Argentina (BCRA) a través de circulares, que establecen un impuesto a la compra de divisas extranjeras, así como el aumento del impuesto al débito en el caso de la extracción de efectivo.

    Si bien el sector se encuentra bancarizado como la reglamentación determina, muchos contribuyentes que nos prestan servicios no lo están, lo que complica la operación diaria.

    En el caso del transporte internacional, los camiones que llevan o van a retirar cargas a otros países de América necesitan contar con efectivo en monedas del país por el que circulan debido a que los gastos de viáticos y comida de los choferes deben abonarse con esa modalidad. También, la carga de combustible debe realizarse en la mayoría de los casos con tal forma de pago.

    Como si esto fuera poco, algunos choferes de países limítrofes ingresan con moneda extranjera y la cambian en el mercador informal dentro de nuestro país, lo que genera una disparidad en la competencia.

    En tanto, la extracción de efectivo de las cuentas de las empresas produce un inconveniente similar: muchos de los viáticos y comida de los choferes, las reparaciones “rápidas” o asistencias que se le deben realizar a los camiones en sus trayectos de transporte, la carga de combustible y el pago de gran cantidad de peajes deben realizarse en efectivo.

    Por ello, FADEEAC solicitó a las autoridades del BCRA la flexibilización de estas medidas o bien la implementación de otras que se ajusten a la realidad de la actividad. De esta manera, impedir el aumento en los costos del transporte automotor de cargas y, consecuentemente, de las mercaderías transportadas.