• EL TRANSPORTE DE CARGAS ES ESENCIAL PARA CUMPLIR CON LA PRODUCCIÓN Y EL ABASTECIMIENTO

    EL TRANSPORTE DE CARGAS ES ESENCIAL PARA CUMPLIR CON LA PRODUCCIÓN Y EL ABASTECIMIENTO

    Foto peaje

    (Buenos Aires, 20 de marzo de 2014).- Ante las manifestaciones del ministro del Interior y Transporte, Florencio Randazzo, la Federación Argentina de Entidades Empresarias del Autotransporte de Cargas (FADEEAC), aclara que promovió la acción judicial que culminó en la concesión de la medida cautelar por parte de la Justicia, ante la imposición de un impuesto a la circulación de los vehículos de transporte por una norma de rango inferior, como lo es una disposición de la Dirección Nacional de Vialidad.

    El mecanismo utilizado por el ministro para intentar restringir la circulación de los camiones es inconstitucional y es por ello que el juez interviniente concedió la medida peticionada por FADEEAC.
    Como una nota periodística reflejó durante el fin de semana, como efecto de esta medida cientos de camiones estacionan sobre las autopistas esperando que se cumpla el horario, generando un grave riesgo tanto para sí mismos como para los terceros.
    Esto demuestra indubitablemente que el argumento de que la restricción favorecía a la seguridad vial no es correcto, dado que cuando termina la “Hora pico sin camiones”, los vehículos de carga que no pudieron transitar en las horas precedentes, circulan todos juntos por la red vial.
    Como siempre, FADEEAC reitera su vocación -demostrada en sus 46 años de vida institucional-, de encontrar mecanismos que permitan favorecer la circulación de todos los usuarios de la red vial, ofreciendo su experiencia en la materia y aclara que el argumento que sostiene que prohibiendo la circulación de camiones se evitan los accidentes es una falacia.
    Los vehículos de transporte de cargas cumplen una finalidad esencial para el desarrollo económico del país y deben necesariamente circular para unir la producción y el consumo.
    Así se lo hicimos saber a quienes tenían en estudio esta medida aportando datos sobre circulación de vehículos, necesidades de abastecimiento de la población, necesidad de no encarecer los costos de distribución, resaltando los inconvenientes que tendría la medida de ser adoptada, pero lamentablemente se adoptó este mecanismo objetado judicialmente por los argumentos ya expuestos.
    La medida cuestionada judicialmente además de ser inconstitucional es arbitraria y encarece los costos de distribución del área urbana de Buenos Aires, donde habitan más de 13 millones de argentinos y es por ello que debe ser revisada.